La IA generativa, un fuerte impulso para las experiencias inmersivas

Xavier Delgado Anglada

Technical Product Manager, Expert in Digital Workplace and VR en NTT DATA

La llegada de ChatGPT en noviembre de 2022 marcó una de estas innovaciones disruptivas que lo puede cambiar todo en los próximos años. Este innovador modelo de IA basado en modelos de lenguaje se convirtió rápidamente en el centro de atención gracias a su accesibilidad, su facilidad de uso y su inmenso potencial. Abrió la puerta a interactuar de una manera completamente nueva con la tecnología, lo que a su vez dio lugar al surgimiento de nuevas profesiones y oportunidades para las organizaciones.

Los Large Language Models como GPT permiten entre otras cosas mantener conversaciones que son sorprendentemente similares a las que tendríamos con otras personas, gracias a su capacidad para generar contenido de manera coherente y contextual. Esto se traduce en que es posible proporcionar un contexto a un modelo GPT, de forma que este responda al usuario y continue la conversación de manera fluida y significativa.

Esta evolución ha transformado la manera en la que las personas acceden a la información e interaccionan con la tecnología en una amplia variedad de campos. Además, cuando fusionamos la IA generativa con otras tecnologías como la realidad virtual, el resultado es una experiencia enriquecida, altamente accesible y, más natural en un ambiente totalmente inmersivo.

En este artículo nos sumergiremos en los beneficios que esta poderosa convergencia de tecnologías brinda, al mismo tiempo que analizaremos los desafíos y las perspectivas que podemos anticipar en este emocionante horizonte.

El resultado de la mezcla: experiencias inmersivas más realistas


Integrar la IA generativa en las experiencias inmersivas tiene como resultado un beneficio clave: el enriquecimiento y una mayor naturalidad de las mismas, ya que las interacciones que resultan se asemejan más al modo en el que interactuamos en el mundo real aumentando así su nivel de inmersión. La utilización de dispositivos de interacción como teclados o ratones en entornos de realidad virtual no son la opción más cómoda con los dispositivos actuales, incluso teniendo en cuenta la evolución actual en la realidad mixta. Sin embargo, en experiencias inmersivas la interacción por voz y un reconocimiento eficiente se convierten en la elección más lógica para interactuar con la experiencia y recibir así asistencia o información. 

En la vida cotidiana no seleccionamos opciones de un menú, sino que hablamos de manera fluida. El uso del lenguaje natural se convierte, por tanto, en un elemento fundamental dentro de las experiencias inmersivas, permitiéndonos acercarnos aún más a la experiencia real.

Hasta la llegada de los modelos de lenguaje, solíamos depender de sistemas como el Procesamiento del Lenguaje Natural (NLP), que permitían identificar intenciones y reaccionar a ellas, pero solo dentro de un conjunto predefinido de acciones. No poseían el conocimiento general y versátil que exhiben modelos como GPT. Además, con los Modelos de Lenguaje a Gran Escala (LLMs), podemos establecer contextos específicos y personalizar el tono de la conversación, permitiendo que el usuario se sienta cómodo en la experiencia y que esta interacción sea significativa.

¿En qué casos de uso inmersivos aplica la Gen AI?


Aunque la convergencia de estas dos tecnologías está en sus inicios y aún están por verse futuras aplicaciones, podemos comentar tres muy relevantes para elevar las experiencias inmersivas que ya podemos aplicar hoy en día.

Inteligencia artificial aplicada a NPCs

Los NPC (Non-Player Characters) son personajes que acompañan a los usuarios dentro de una experiencia. Hasta ahora se les podía dar un guion y ellos lo ejecutaban, sin embargo al conectarlo a una IA Generativa lo que conseguimos es que la interacción sea mucho más natural dando la libertad de conversar con el NPC como si fuera una persona. Si pensamos en el universo de la formación, los NPC pueden acompañar a los usuarios y responder a las preguntas sobre un determinado proceso formativo, los objetivos de aprendizaje o incluso ofrecerles contenidos con el que pueden complementar la formación. Con la ayuda de la IA, podemos concentrar un conocimiento específico y proporcionar un buen contexto para tener una interacción en lenguaje natural dentro de la experiencia VR. 

Con la incorporación de la IA al mundo de los NPCs podemos crear contextos y generar experiencias formativas más personalizadas, adaptadas al nivel de conocimiento del usuario, así como a su velocidad de aprendizaje, en menor tiempo y en un menor coste gracias a las IA Generativas. De esta manera, se unen dos mundos, el aprendizaje se vuelve más holístico y menos guionizado, lo que redunda en una mejor experiencia.

Gen AI para asistentes digitales

Otra de las aplicaciones de la IA generativa en experiencias inmersivas es el caso de los asistentes digitales. A estos dispositivos podemos pedirles que nos pongan música, que nos den las indicaciones para una receta o que nos pongan un temporizador. Pero ¿qué pasaría si nos lleváramos estos asistentes al mundo virtual? 

Es mucha la ayuda que estos asistentes podrían proporcionar a los usuarios en este caso ya que las experiencias inmersivas pueden llegar a ser complejas las primeras veces que se interacciona con los nuevos dispositivos. Por ejemplo, si volvemos al caso de la formación, estos asistentes podrían proporcionar al usuario indicaciones relevantes para la experiencia: cómo usar los mandos, cómo moverse por el espacio o cómo hacer una determinada acción dentro de un proceso complejo. 

Generación de experiencias dinámicas

Otra de las puertas que se abren con esta unión de IA y realidad virtual es la generación de experiencias dinámicas, es decir, aquellas que cada vez que se utilizan son diferentes. ¿Cómo se conseguiría? Gracias a que la IA sería capaz de tomar decisiones que cambiaran el escenario sin necesidad de reprogramarlos. Y, quién sabe, quizás en unos años podamos generar nuevas experiencias contándole a una IA cómo queremos que sea. 

Retos y horizontes de la IA generativa


Una vez que hemos comentado los principales casos de uso que surgen de la unión de IA generativa y realidad virtual, veamos ahora qué desafíos y próximos pasos cabe esperar de esta importante convergencia tecnológica. 

La acción como respuesta

Uno de los próximos pasos es lograr que estos NPCs no se limiten a contestar al usuario, sino que sean también capaces de responder con las acciones más adecuadas en cada caso. Por ejemplo, imaginemos un NPC en un caso de uso comercial, enfocado en la venta de artículos. En este sentido, cabe esperar que un futuro próximo le podamos preguntar a la IA qué colores están disponibles en un modelo y la IA directamente nos los muestre. Es decir, asumimos que pronto la IA nos devolverá una acción coherente con lo que queremos hacer, mostrando un conocimiento del entorno y no solo un conocimiento textual, como hasta el momento.

Dispositivos más cómodos y accesibles

La evolución tecnológica de estas experiencias inmersivas debe ir necesariamente ligado a la optimización de los dispositivos. Se espera que estos sean cada vez más livianos y las conversaciones más potentes, lo que permitirá una mayor interacción entre el usuario y la IA. En el futuro, es posible que llevemos gafas muy ligeras, similares a las que usamos para ver en nuestro día a día, que nos permitan interactuar con la IA de una manera más natural y fluida, lo que podría cambiar por completo la forma en que interactuamos con las máquinas.

La explicabilidad, asignatura pendiente

La explicabilidad es una de las asignaturas pendientes de la IA, y se espera que en el futuro las decisiones tomadas por ella sean más transparentes y comprensibles para los usuarios. Se trata de una cuestión clave para la confianza y decisiones éticas en IA, acelerando resultados y mitigando riesgos en áreas como salud, finanzas y justicia. Este ámbito tiene por delante el importante desafío de abordar la complejidad de modelos y garantizar interpretación clara, para evitar sesgos. 

Establecer estándares éticos y regulación gubernamental es esencial para promover un uso responsable y transparente de la inteligencia artificial, en un campo en constante evolución hacia un futuro donde la explicabilidad sea integral en la IA.

En definitiva, la combinación de Generative AI en realidad virtual abre una puerta a un universo de oportunidades y a la revolución de la experiencia inmersiva, constatando que la inteligencia artificial es un potente acelerador de la adopción de la realidad virtual. Estamos presenciando el inicio de una nueva forma de relacionarnos, entretenernos y colaborar en un entorno virtual.  

En NAKA ya hemos implementado con éxito la integración de la IA Generativa para el desarrollo de experiencias inmersivas, abriendo la puerta por tanto a todos los beneficios comentamos en este artículo. Te invitamos a explorar todos los detalles de esta integración, incluyendo los aspectos relacionados con la seguridad empresarial, en nuestro artículo NAKA Smart NPCs.

En NAKA ya hemos implementado con éxito la integración de la IA Generativa para el desarrollo de experiencias inmersivas, abriendo la puerta por tanto a todos los beneficios comentados en este artículo. Además, el pasado 17 de noviembre tuvimos la gran oportunidad de compartir nuestro conocimiento como expertos en IA generativa y tecnologías inmersivas en el marco de uno de los eventos más destacados en el campo del talento digital: la tercera edición de Jump2Digital, celebrada en Fira Barcelona. Conoce más sobre nuestra ponencia aquí.

Suscríbete a nuestra newsletter


    iPhone